Alfonso Cuarón agradeció a autoridades las facilidades de su logística, además de reconectarse con su infancia en la CDMX

Redacción/Grupo Marmor 14/03/2017 15:38
Redacción/Grupo Marmor

Alfonso Cuarón, volver a filmar a la Ciudad de México después de diecisiete años es una necesidad para su corazón. Además de reconectarse con su infancia, se da el lujo de tener el presupuesto que quiere para Roma, la cual terminó sus grabaciones ambientada en los años setenta.

Por otro lado el director cinematográfico pidió disculpas por los inconvenientes causados, como el cierre de la Calzada México-Tacvba-, y agradeció a las autoridades que le dieron facilidades con las locaciones y la logística como parte de los convenios de su parte en la coproducción que mantiene con Estados Unidos.

“Estábamos repletos de fotografías de época y a donde llegábamos en la locación era lugar irreconocible y hubo dos conciencias: uno, que mi infancia es de época y otra cosa es que realmente se tiene que cuidar la gloria arquitectónica de esta ciudad; es algo que hace especial a la Ciudad de México”, afirmó Cuarón en conferencia de prensa.

En una de las escenas recrearon los sucesos del 10 de junio de 1971, El Halconazo, aunque afirmaron que no es el tema central de la historia. Sin detallar mucho sobre la trama o el elenco, indicaron que parte de su labor fue adaptar todos los elementos a un ambiente de época, así lo dijo Eugenio Caballero, diseñador de producción.

“Encontramos a una Ciudad cambiada, lógicamente son cincuenta años desde época que sucede la película. Hubo que modificar fachadas, tuvimos que poner autos de época y cuidar cosas detrás porque a veces las tomas se abren a distancias grandes. Grabamos en un formato de 70 mm que tiene un registro enorme del detalle. Nos encontramos que gran mayoría de los negocios están llenos de comerciales y todo está plagado, es algo que no existía hace años. Remover eso fue parte del trabajo”.

Por primera vez en mucho tiempo Cuarón no consultó a sus colegas Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, pues temía que los cuestionamientos lo hicieran dudar o intelectualizar el guión del cual ya estaba convencido.

“Puedo vivir en el extranjero pero mi cabeza sigue pensando, estoy al tanto de los aconteceres en mi país, sigo en contacto con mi país y extraño de dónde soy y de dónde vengo. Llegué y no vi un paisaje distinto; no he estado en la olla como ustedes, pero voy siguiendo la temperatura que lleva la olla. Para mi no hubo sorpresas y las opiniones que tenga van a ser muy similares a las suyas.

“Es difícil ser mexicano y no tener cierta conciencia, lo que veo de cambios del estado del país lo podríamos platicar horas y creo que tendremos las mismas opiniones”, explicó Cuarón, sin dejar mucho detalle a sus pensamientos políticos.

Con información de El Universal

Notas Relacionadas

Comentarios

Comments are closed.