Morrissey mantiene oculto por qué no le interesan las mujeres

Excelsior 17/10/2013 11:13
Redaccion Marmor

El excéntrico cantante Morrissey siente “falta de interés” por las mujeres y hasta la treintena no tuvo su primera “relación seria”, según afirma en su autobiografía publicada hoy con revuelo y división de críticas en el Reino Unido.

Autobiography, publicado en la reverenciada colección de clásicos de la editorial británica Penguin, que divulga trabajos de autores consagrados como Jorge Luis Borges, Oscar Wilde o Henry James, tiene más de 800 páginas y carece de capítulos.

El libro, comentado hoy ávidamente por emisoras y digitales británicos, dedica varias páginas al primer párrafo y no ha tardado en generar sensaciones dispares, que oscilan entre la sorpresa, la burla y también la admiración por la prosa irónica del músico.

Morrissey, de 54 años, relata episodios de su adolescencia, de su época como líder del grupo de culto de los 80, The Smiths, y deja en el aire las interrogantes que suscita su ambigua sexualidad pese a confesar su carencia de interés hacia las mujeres.

Vegetariano desde los 11 años, acérrimo enemigo de la monarquía británica, huraño, provocador, “raro” -según su propia confesión- e introvertido hasta la enfermedad, Morrissey y su personalidad compleja ha sido objetivo mediático durante décadas.

Su continuo juego con la provocación hasta rozar lo políticamente inaceptable, unido al incuestionable talento para aunar ironías y surrealismo en unas letras que han marcado a generaciones, han hecho que sus memorias vieran la luz precedidas de cábalas.

Tuvo un intento de secuestro en México en 2007

The Guardian opina hoy que el voluminoso libro “está lleno de sorpresas”, entre las que menciona la breve incursión de Morrissey en una telenovela británica cuando era un crío o su convicción de que fue víctima de un “intento de secuestro” en México en 2007, del que le salvó su equipo de seguridad.

Steven Patrick Morrissey, su nombre completo, revela que no se adentró en una “relación seria” hasta los 90, cuando estaba en la treintena, pero no resuelve el “misterio” que entrañan sus preferencias sexuales.

Cuando conoció al fotógrafo Jake Owen Walters, “por primera vez” en su vida “el eterno ‘yo’ -escribe- se convirtió en un ‘nosotros’, al conectar finalmente con alguien”.

De esa relación que duró dos años, el músico habla de manera conmovedora sin especificar si ambos, que compartían suites de hoteles, eran amantes.

Menos faldas y más bicicletas

Sin embargo, admite su “falta de interés” hacia las mujeres durante la adolescencia: “Las chicas continuaban sintiéndose misteriosamente atraídas hacia mí y yo no tenía ni idea por qué”, afirma Morrissey, a quien resultaban “mucho más emocionantes” las bicis de carrera que su padre llevaba a casa.

El lector se entera de que llegó a ser interrogado por la policía británica por las punzantes letras de su tema Margaret On The Guillotine (Margaret en la guillotina) para dilucidar “si representaba una amenaza a la seguridad de (la ex primera ministra británica conservadora) Margaret Thatcher”.

Hay también críticas positivas como la del periódico irlandés The Irish Times, que opina que el libro “está bien escrito y refleja el ácido sentido del humor” que caracteriza a Morrissey si bien considera que “tal vez hay demasiados ajustes de cuentas”.

En otros derroteros, el músico dedica también palabras a Sarah Ferguson (ex mujer de uno de los hijos de Isabel II de Inglaterra, Andrés), a quien llama “Duquesa de la Nada”.

En los últimos años, Morrissey ha preocupado a sus muchos seguidores al haber sufrido algunos baches de salud y el cantante también ha sido noticia por haberse visto salpicado en varios incidentes escandalosos.

Califica a los chinos de ‘subespecies’

Entre ellos, la confesa repulsión del cantante al maltrato animal que le llevó a calificar a los chinos de “subespecies” o cómo llegó a comparar en 2011 las matanzas de ballenas en Noruega con “lo que pasa en el McDonald’s”, lo que le ha valido los calificativos de radical y racista.

Su voz inconfundible y magnética junto con sus excentricidades han sido un gancho perenne para los medios y sus incondicionales, que no han dejado de soñar con una hipotética vuelta del cuarteto de Manchester The Smiths, fundado por Morrissey y Johnny Marr en 1982.

El sencillo Heaven Knows I’m Miserable Now fue la primera canción del grupo que se coló entre los diez primeros puestos de las listas; y The Queen Is Dead, de 1986, está considerado uno de los mejores de la historia de la música por revistas como NME.

Notas Relacionadas

Comentarios