Noticias - Marmor Informa / Nacional / Nacionales / PGR reta a desmentir las evidencias de la explosión en Pemex

PGR reta a desmentir las evidencias de la explosión en Pemex

PGR reta a desmentir las evidencias de la explosión en Pemex

Ahí están todas las vigas para que quien tenga otra teoría la sometamos a peritaje: Murillo Karam; el rector Narro avala el peritaje realizado por las autoridades.

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, retó a quienes pudieran tener una teoría distinta sobre la explosión ocurrida la semana pasada en el complejo administrativo de Petróleos Mexicanos  (Pemex) a mostrarla y someterla a peritaje para encontrar la verdad.

Entrevistado por Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, el funcionario afirmó que “ahí están todas las vigas para que quien tenga otra teoría la sometamos a peritaje”.

Dijo estar convencido de que “yo tengo que encontrar la verdad, no tengo que sacar algo para convencer a alguien, pero encontrarla requiere de un tiempo, y lo voy a usar”. 

Reiteró que “es evidente y contundente que no hubo explosivos de alta velocidad (artefactos); explicó que se trató de una explosión que se llama “difusa”, que es de menor velocidad.

Afirmó que después de realizados los peritajes “hicimos juntas para coincidir, y una vez terminado esto, todavía lo sometimos a consideración de algunos técnicos mexicanos del Instituto Politécnico Nacional, para confirmar esto que nos decían”.

Dijo que todos los técnicos coincidieron en ello, “ya que, de haber sido lo contrario, se habrían roto todos los vidrios y sólo se rompieron los de planta baja”.

Indicó que “peritos de todos los países y los nuestros, concluyeron que las característica clarísima es que fue por gas, aunque no hemos podido determinar el origen, tenemos varias posibilidades, pero se requieren otros peritajes”, aseveró.

“No hay discrepancia”

Entre los expertos que participan en la investigación de Pemex no existen discrepancias y avalan el reporte preliminar de la PGR, donde se indicó que la causa de la explosión fue el gas acumulado, aseguró el rector de la UNAM, José Narro Robles.

Entrevistado después del homenaje que rindió la UNAM a Jorge Carpizo McGregor, el rector universitario señaló que los expertos de esa casa de estudios han tenido acceso a toda la información, así como a las instalaciones, de modo que avalan el resultado preliminar que dio a conocer el pasado lunes la PGR.

Detalló que desde el momento en que se dio a conocer ese “desafortunado suceso”, la UNAM envió especialistas en diversas áreas para colaborar en todo lo que estuviera a su alcance; desde el rescate de personas hasta revisión de estructuras.

“No habían pasado horas cuando ya estaba ahí la Universidad con sus recursos”, destacó Narro al enfatizar que especialistas en diferentes áreas se hicieron presentes para colaborar con sus conocimientos y así averiguar qué pasó para esclarecer las causas del lamentable suceso.

Recolección de muestras durará dos días más

 Cinco días después de la explosión que cimbró el complejo de Pemex, se dieron los últimos toques para el regreso de los trabajadores hoy a los edificios A, C y D, así como a la torre principal.

Los trabajos de remoción de escombros se intensificaron, así como los de limpieza de los espacios y reconstrucción de algunas áreas afectadas, mientras que la PGR estima que los trabajos de recolección de evidencias duraran un par de días más.

“La toma de muestras termina en uno o dos días más, el resto del trabajo tiene que ver con la renivelación o movimientos de escombros, que ya son propios de las empresas que tiene Pemex”, explicó el subprocurador de la PGR, Alfredo Castillo.

Al encabezar un recorrido por la zona afectada, Castillo Cervantes reiteró que se tienen fuertes indicios de que la explosión fue por acumulación de gas, ya que no hay evidencias de que se haya tratado de un aparato explosivo.

“Esto debido a que la detonación y sus efectos se dieron de manera horizontal, sin causar daños a otros inmuebles, como la Torre Ejecutiva que se encuentra a escasos diez metros del edificio B-2.

“Quitando la planta baja, el sota y el mezzanine, el edificio está prácticamente intacto, lo que son sus niveles superiores, del lado izquierdo es la Torre de Pemex, que es la torre principal, y en este caso no hay un solo vidrio, ni siquiera en la planta baja o los que están a la altura del piso que hayan sufrido daños”, señaló.

Mientras continúa el ir y venir de los trabajadores, lo mismo para quitar el cascajo y acomodar el cableado o colocar cancelería de aluminio entre el edificio B-1 y el B-2, así como pintar algunas de las áreas comunes del complejo, el subprocurador señala que la explosión causó daños de más a menos.

Y explica: hubo mayor afectación en la zona por donde el gas encontró salida, luego de presuntamente acumularse en una serie de túneles que conectan al B-2 con otro denominado Búfalo, donde se ubica un área de calderas al otro lado del Centro Administrativo y desde donde se proveía la calefacción y el aire acondicionado.

“Estas tapas (las que cubren los túneles)  se encontraron totalmente votadas, este es otro de los elementos que nos permite acreditar de manera indiciaria que estamos hablando de una explosión de gas en este caso, que tiene punto de retorno y el punto de retorno, tan lo tenemos aquí que fueron votadas las tapas; si hubiéramos hablado de un aparato explosivo en este caso, por supuesto que tendríamos este problema en este punto”, enfatizó.

“En ningún lugar tenemos la formación de un cráter y también en ningún otro lugar tenemos lo que podría ser una explosión focalizada, sino el daño es muy lineal, que es totalmente horizontal y que no toca los pisos superiores”, dijo.

Por lo pronto “Pemex está más unido”, como señala una manta colocada en la fachada del B-2, que se mantendrá ahí hasta que concluyan los trabajos de reconstrucción.

Expertos piden mostrar planos y las bitácoras

Especialistas de la UNAM consideraron que sí es creíble la tesis de la acumulación de gas en el sótano del edificio de Pemex dada a conocer por las autoridades federales; sin embargo, a reserva de los resultados que arrojen los peritajes en curso, los expertos estimaron que se deben dar a conocer planos y bitácoras de mantenimiento de las instalaciones de la paraestatal con el fin de comprender mejor lo ocurrido el pasado 31 de enero.

“Es necesario tener a la mano los planos constructivos, hidráulicos y sanitarios, eléctricos, y eventualmente si la hay, los croquis de la planta de tratamiento de aguas residuales del conjunto, posible origen del gas que originó la explosión”, dijo a Excélsior el físico Enrique García y García, especialista en diagnósticos eléctricos e hidráulicos, quien agregó que “ayudaría mucho conocer también las bitácoras de mantenimiento de las instalaciones”.

El experto en la relación agua-energía dijo que “algún plano debería mostrar la ubicación de la planta de tratamiento de aguas residuales, si es que existe, pues allí pudo generarse el gas.

La declaración de García y García  coincide con el punto de vista de José A. Cavazos, especialista en prevención de incendios, quien en la edición de ayer dijo a este diario que el gas metano que emana de los drenajes de la Ciudad de México es un problema serio, pues puede provocar explosiones como la suscitada en Pemex y que dejó 37 muertos.

Al preguntarle si es posible acumular gases de manera intencional, sin que nadie se dé cuenta, en una zona como la de la explosión de Pemex, García y García responde: “En principio sí, pero para hacerlo de manera que nadie lo notara, sólo sería posible con personal ligado al mantenimiento de las instalaciones. No es cerrar una llave y abrir otra”.

La fuente del gas

Tras determinar que la explosión en el edificio B-2 de Petróleos Mexicanos se debió a una concentración de gas, ahora la PGR debe investigar si había una línea de suministro de gas natural en el edificio que haya tenido algún problema, o si había materia orgánica en descomposición, declaró Benjamín Ruiz Loyola, profesor de la Facultad de Química de la UNAM.

Entrevistado por Francisco Zea para Grupo Imagen Multimedia, el investigador explicó de qué manera participó la máxima casa de estudios en el peritaje sobre la explosión en el edificio B-2 en la torre de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Ruiz Loyola dijo que la UNAM participó en dos niveles. Desde el punto de vista estructuralista, los investigadores participaron en la evaluación de daños y en ver cuál es el estado de las estructuras en el edificio siniestrado y en los aledaños. En otro nivel de actuación se evaluaron todos los procedimientos que se llevaron a cabo desde el puto de vista de la química, productos peligrosos y explosivos.

Comentó que desde el punto de vista estructural, se encontró que la explosión levantó las losas completas, no las fracturó, y las proyectó contra el siguiente piso y esto ocurrió por lo menos en los tres primeros pisos. “Esto habla de que la explosión no fue en un solo punto sino que fue una explosión que se difundió por una superficie, por un área completa”, añadió.

También se analizaron los residuos que se tomaron en la zona de la explosión para ver qué tipo de compuestos químicos se encontraban. Lo que no se encontró fue residuos que contuvieran nitrógeno y esto implica automáticamente que no se trata de un explosivo hecho por el hombre y que la causa fue una concentración de gas metano.

“Decimos una concentración porque si hubiera sido una fuga casi automáticamente hubiera existido un incendio mayor, es decir, hubiera existido por lo menos algo quemado parcialmente fuera del sótano donde se inició el problema”, puntualizó.

 El investigador de la UNAM explicó que el gas metano es parte integral de lo que se conoce como gas natural. El gas natural que se entrega en casas no tiene ningún olor, por lo que se le añade un aromatizante llamado mercaptano para detectar rápidamente una fuga cuando existe.

 Cuando se trata de gas natural no hay obligación de ponérselo y menos cuando es gas natural industrial. “El gas que usamos en casa es fundamentalmente propano y butano, el gas natural es metano”.

 Explicó que cuando hay una mezcla de 95 por ciento de aire con 5 por ciento de metano se puede causar una explosión incluso espontánea, sin necesidad de aplicarle energía.

Por último, dijo que dentro de las líneas de investigación que debe seguir la PGR es si había una línea de suministro de gas natural que haya tenido algún problema, o si había materia orgánica en descomposición.

MARMOR EN VIVO


-->