Adele arrasa en la 59 entrega de los premios Grammy

Redacción Marmor 13/02/2017 10:20
Especial

Adele ganó el domingo los tres premios Grammy más importantes, llevándose a casa las estatuillas para el álbum, la grabación y la canción del año en una victoria impactante sobre Beyoncé.

Adele ganó todos los premios por los que estaba nominada, incluyendo uno por su álbum “25” y su sencillo “Hello”.

Beyoncé que llegó a la ceremonia del domingo como la favorita con nueve nominaciones por su álbum “Lemonade”, solo ganó dos.

“Mi reina y mi ídola es Reina B. Te adoro”, le dijo Adele a Beyoncé al aceptar el premio. “El álbum ‘Lemonade’ fue tan monumental”.

Beyoncé y Adele también protagonizaron los dos momentos más comentados de una noche marcada por las declaraciones políticas, un emotivo tributo a la estrella de pop británica George Michael y un homenaje rockero al músico de funk Prince.

En su primera aparición pública desde el anuncio sorpresivo días atrás de que está embarazada de gemelos, Beyoncé, enfundada en un delgado y brillante vestido dorado y con un halo con rizos rubios, cantó un popurrí de las emotivas baladas “Love Drought” y “Sandcastles” de “Lemonade”.

Momentos después, Adele detuvo literalmente el show después de meter la pata al comienzo de un tributo a George Michael.

“Lo siento. Sé que es televisión en vivo”, dijo maldiciendo y deteniendo una versión en balada de “Fastlove” de Michael y pidiendo comenzar de nuevo. “No puedo arruinarlo por él”.

Adele, de 28 años, compitió cabeza a cabeza con Beyoncé, de 35, la única otra artista que ha sido nominada este año para las tres categorías más importantes de los Grammy.

Chance the Rapper fue premiado como mejor artista nuevo mientras que Twenty One Pilots ganó el Grammy a la mejor interpretación pop de un dúo o grupo por “Stressed Out”.

El otro líder de la noche fue el músico británico David Bowie, que ganó todas las cinco nominaciones por su álbum final “Blackstar”, incluyendo mejor canción de rock. Fueron los primeros Grammys a la música para Bowie, que nunca ganó en vida por un álbum individual o canción.

“Blackstar” fue lanzado sólo unos días antes de su muerte en enero del 2016 por un cáncer. Al aceptar el Grammy de interpretación de rock a nombre de Bowie, su compañero de banda Donny McCaslin lo llamó “un genio artístico y un tipo inmensamente gracioso”.

Como en otras premiaciones recientes, los artistas no tardaron en hablar de política. La presentadora Jennifer Lopez dijo que la música es un lenguaje universal , agregando: “En este momento particular de la historia, nuestras voces son más necesitadas que nunca”.

El anfitrión James Corden, que abrió el show con un extenso rap sobre el poder de la música, cantó “Vivan todo, porque esto es lo mejor, y con el presidente Trump, no sabemos que viene”.

En esta edición faltaron algunos de los grandes nombres de la noche. Drake y Kanye West, con ocho nominaciones cada uno, no asistieron. Tampoco Justin Bieber.

Como Frank Ocean, aparentemente Bieber y West se mantuvieron al margen para mostrar su convicción de que los Grammys están desfasados con los artistas jóvenes, mientras que Drake, que ganó dos Grammys al principio de la noche por su single “Hotline Bling”, está de gira por Inglaterra.

Notas Relacionadas

Comentarios

Comments are closed.