CUARTO PODER. 3 DE 3/Etelberto Cruz Loeza

Etelberto Cruz Loeza 09/10/2017 19:26
Especial

LA NECESIDAD DE LLAMAR TODOS LOS INTERESES A SER REPRESENTADOS, ES HOY UNA VERDAD TAN UNIVERSALMENTE RECONOCIDA, QUE SÓLO IGNORANDO EL ESTADO ACTUAL DE LA CIENCIA PUEDE PROCLAMARSE EL DURO Y ABSOLUTO IMPERIO DE LA MAYORÍA SIN EL EQUILIBRIO DE LA REPRESENTACIÓN DE LAS MINORÍAS. MARIANO OTERO. VOTO PARTICULAR RESPECTO DEL ACTA CONSTITUTIVA Y DE REFORMAS DE 1847. PORQUE LOS PUEBLOS TIENEN MALA MEMORIA Y LOS GOBERNANTES POCA PALABRA. EL TIEMPO DE LA IRA.LUIS SPOTA.

Recupero el punto 2° de mi colaboración anterior. Por razones de espacio no me fue posible terminarlo.

2° Demagógicamente, oportunistas líderes (¿?) partidistas han pretendido ganarse la voluntad popular con declaraciones absurdas, como la de desaparecer representantes plurinominales y la de entregar parte de sus prerrogativas partidistas al fondo nacional para la reconstrucción, o como se vaya a llamar. Se nota que no saben que no sabe y no saben nada. Ellos, a través de sus representantes populares en el H. Congreso de la Unión, pueden presentar una iniciativa de reforma político electoral con tal fin y votarla favorablemente ¡Y listo! Funcionaría en la inminente legislatura Federal. Y es el H. Congreso de la Unión el que deberá ajustar los presupuestos y si existe voluntad de los partidos representados en ese máximo cuerpo legislativo del país, ahí hacer las correcciones-ajustes- adecuaciones-asignaciones presupuestales y ¡Listo!

Algo que los diputados y sus administrativos líderes deben tener presente, o recordar, es que ese dinero que, demagógicamente, dijeron entregar para la reconstrucción, no es suyo: es del pueblo. Y aún más, aun no se presupuesta definitivamente y, adicionalmente, los diputados y senadores de la República pueden, por atribución legal, hacer una redistribución al proyecto de presupuesto presentado por la presidencia de la República, vía secretaría de Hacienda. – Del que ya está presupuestado, no dijeron nada – las prerrogativas partidarias de este último trimestre del año (octubre-noviembre y diciembre. Solo un partido, el PRI tomó esa decisión e hizo la petición formal -. Curiosamente ni un diputado o senador de la República propuso-renunció – donó parta de sus dietas o ingresos como representante popular. Nadie

Complementariamente, la desaparición de las representaciones plurinominales, sería un retroceso histórico, pues esta idea – de la representación de las minorías – está desde Mariano Otero (1847); finalmente se materializó en la gran reforma electoral de 1977 – de José López Portillo y Jesús Reyes Heroles -; ciertamente TODOS los partidos políticos abusaron y abusan de esta figura político electoral. Esta desaparición disminuiría la pluralidad política y diversidad ideológica, nuestras prácticas democráticas, pues. Fue un gazapo político y quien lo propuso es un burro.

Lo que, posiblemente, debe corregirse es su número: disminuirla o a un 20% o a un 25 o a un 30% y no ser el 40% del total del peso legislativo y financiero de la H. Cámara y quedaría en 100 o 125 o 150 diputados federales, respectivamente, menos; en la H. Cámara de senadores o aplicar la reducción del mismo porcentaje o eliminar la figura de la primera minoría. Lo cierto es que 128 senadores de la República es una cantidad que muestra la sobre representación. Ésta H. Cámara debería disminuir en un 25% – desaparecer 32 senadores – quedando en 96. Y proceder igual en las soberanías de los estados.

Estas palabras escasamente se transformarían en iniciativa de reforma y, muy difícilmente se presentaría en este tercer periodo de sesiones y, excepcionalmente, se votaría favorablemente para ser una realidad en el próximo proceso electoral, pero ¡quién sabe! Esta idea de adelgazar el H. Poder Legislativo – vía las Representaciones Proporcionales=de partido – ha estado sonando cada 3 años y nada ha sucedido. ¿Ahora sí? Lo más seguro es que ya que pasen los escenarios novedosos y emergentes generada por sismos y huracanes se olvidará.

Adicionalmente, ya está una ley estatal, ratificada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que, en concreto establece que el presupuesto de los partidos políticos – específicamente en Jalisco -, se determinará por la cantidad de votos efectivos recibidos por cada partido en la elección anterior. Le llaman Ley Kumamoto.

Esta norma obligará a los partidos políticos a trabajar en acciones, planes y programas para promocionar la afiliación y creación de los ISMOS en los partidos y fortalecer la militancia y la obtención de votos=sufragios.

Una burrada más es la sugerencia de desaparecer la figura de las prerrogativas a los partidos y el financiamiento público a los partido; estas palabras – que no pegaron – y que fueron una demostración de que ciertos “administrativos” líderes partidistas no piensan, ni sabe que no saben, ni entienden que no entienden: el desaparecer el financiamiento público, sería, igual, otro retroceso político electoral y, además, abriría de par en par la puerta a la iniciativa privada, al poder económico, al dinero sucio y al dinero oscuro de la delincuencia y a los grupos de poder de cada municipio, de cada distrito y de cada estado y de grupos nacionales y hasta transnacionales.

Si así, enmascaradamente está presente en nuestras elecciones por deficiente e insuficiente fiscalización y tardía rendición de cuentas, así como tardía, lenta e incompleta acción de las áreas jurídicas y contables del INE y de los tribunales electorales respectivos son omisas y/o hasta cómplices – así parece o generan esa imagen -. (Un exfuncionario del CISEN afirmó que ese dinero – el del narcotráfico-el sucio-el oscuro-el opaco – había financiado-estado presente en el 66% de los procesos electorales), ahora, desapareciendo el financiamiento público, sería, real y verdaderamente, un retroceso y los casos de cogobierno con la delincuencia o con los grupos de poder económico, serían una constante.

3° José Woldenberg – es consejero ciudadano presidente del INE -, en la presentación de uno más de sus libros – Carta a una joven desencantada con la democracia. Sexto Piso, 2017 –afirmó: entre los jóvenes y los adultos hay un enorme malestar por la vida política de nuestro país, el cual es tan profundo que, de no atenderse, se puede convertir en desilusión con la democracia…hay una serie de elementos que casi expulsan a la gente de la vida pública, y uno de ellos es la corrupción; cuando la gente constata que todos los días se dan eso fenómenos, que muchos quedan impunes y quienes los cometen se salen con la suya, es una inyección no solo de malestar, sino de desconfianza en la vida pública…hay peligros que no son sólo para las elecciones, como la injerencia de la delincuencia organizada, sino para la vida social. Los comicios no transcurren en un laboratorio de química, sino que todos los males y los bienes que hay en la sociedad mexicana gravitan en ellos…mientras no se atiendan las fuentes de malestar en la democracia, sobre todo el de la desigualdad social, mientras las tensiones se van a agravando, más allá de que con el paso de los años existen libertades y derechos que en otros tiempos resultaban inconcebibles…somos un país más que desigual, donde cada grupo ve por sus intereses porque hay una fractura enorme en el ejercicio de los derechos democráticos: un hombre pobre y uno rico, ante el Ministerio Público, no son tratados de la misma manera.” (Tomado de MILENIO. Diario. Edición del 15.09.17.)

Todo esto es cabal y totalmente cierto y lo comentaremos próximamente.

Notas Relacionadas

Comentarios

Comments are closed.