LA CUARESMA, TIEMPO DE LUCHA CONTRA LA CORRUPCION

Mateo Calvillo Paz 09/03/2017 11:47
Redacción Marmor

La Calavera es un monstruo terrible que ven los chicos en sus dispositivos, tiene cuernos, lados oscuros, manda sus esclavos de un ojo.

Hay monstruos de verdad, inmensos, invencibles como la violencia, la corrupción… los demonios andan sueltos.

Es una multitud horrible que se aparece dondequiera. Las autoridades quieren vencerlas, resolver los problemas sin molestarse y sin molestar a los ciudadanos, no sacrifican sus sueldos y privilegios, el individuo no está dispuesto a sacrificar sus ganancias, sus gustos, incluidas sus mañas, no quieren renunciar al juego de la corrupción.

La cuaresma es un tiempo de una sabiduría, muy alta, divina que nos enseña el secreto de la vida y el camino para salir por fin de una situación de caos, estado fallido, injusticia y miseria humana.

Te da además el antídoto, en la dosis suficiente para vencer una crisis arraigada, generalizada que no cede después de décadas. Te da la energía para acceder a una vida más pura.

Hay males que no podemos dejar de señalar, con riesgo de parecer repetitivos. Los mensajes de los medios de comunicación son muy repetitivos, como los que venden coca cola.

Debemos mirar de frente una insoportable bajeza humana. El hombre ha caído de las alturas de los valores universales divinos y humanos, es una especie degenerada, caída en el mal.

No hay verdad. Sin ningún pudor los grandes mienten. No les da vergüenza ser mentirosos. Sus discursos son mentirosos. Las autoridades ante los problemas salen a la luz pública a anunciar que ellos son la última maravilla, que todo lo arreglan a su debido tiempo.

Por ejemplo, salen a decir que tienen todo previste para resolver a los deportados, cuando todo mundo sabe que no hay recursos, estructuras, políticas.

Hay una crisis de verdad, o mejor dicho, la verdad ha desaparecido. Construyen su mundo sobre la mentira.

Algo que horroriza y conmueve, hace que uno se rebele es la frialdad con que se corta el destino eterno, de una persona humana, obra maestra de la creación, imagen de Dios, criatura intocable.

Hay que legisladores y autoridades que promueven con descaro los atentados contra la vida de los hermanos no nacidos. Este atentado contra la vida hace que se pierda el sentido de este don supremo, fundamental de la vida.

De ahí se sigue el desprecio de la propia vida. Dolorosamente tengo amigos adolescentes que ya o quieren vivir y están en el hospital por eso.

Se hace del tesoro más preciado, la vida, algo tan banal, al grado de derramar las sangre de un hermano por motivos absurdos, por unos cuantos centavos, por odio entre bandas.

Hay una autopista de granito para salir de esta zona de inmunda de contaminación, corrupción, de libertinaje y soberbia, es la vía del hombre, como decía San Juan Pablo II.

Toda la corrupción procede del hombre.

A la sociedad gobierno y pueblo le hace falta la primera reforma, la del hombre.

Hay que liberarse de las bajas pasiones. Hay que rescatar al ángel que eres y domar la bestia, domesticarla.

De los demonios del poder, la riqueza.

La respuesta está en el Mesías, es el guía, el modelo.

La cuaresma es tiempo de ofertas de los tesoros divinos, tiempo de gracia, de agua de la vida, de renovación, para crear el mundo nuevo soñado sin corrupción, maldad, miseria.

Encuentra a Cristo en la comunidad que distribuye la Palabra purifica del crimen, la maldad. Abre los ojos para ver el mal que cada hombre comete y distinguir dónde se encuentra el bien verdadero.

Purifícate y renuévate para que puedas tener parte en el mundo más, el de la resurrección en las fiestas de pascua.

Notas Relacionadas

Comentarios

Comments are closed.