En los Países Bajos el 100% de sus trenes circula con energía eólica

Redacción Marmor 10/01/2017 12:34 1 Comentario
Especial

Aunque los medios de transporte con motor de combustión son los principales enemigos del medio ambiente, el recurrir a energías renovables no queda sólo en los coches, camiones o autobuses eléctricos. En los Países Bajos se han adelantado a sus planes sobre la agenda verde y el 100% de sus trenes eléctricos circula con energía eólica ya desde este año.

Algo que según anunció el gobierno de la región a finales de 2015 pensaba lograrse en 2018, pero según sabemos por Cleantechnica las compañías de trenes del país han logrado que desde el pasado día 1 de enero de 2017 la totalidad de trenes eléctricos del país se mueve gracias a dicha energía. De este modo, los Países Bajos pretenden reducir la huella de carbono en el sector de los transportes.

Aunque los trenes no suelen encabezar listas de emisión de contaminantes, el hecho de recurrir a una energía limpia para el suministro de esta electricidad hace que se convierta en una alternativa aún más limpia. Así, según informan en Cleantechnica teniendo en cuenta sólo lo que transporta NS (la mayor compañía de trenes de la región) en un día (unos 600.000 pasajeros), se necesitan 1.200 millones de kilowatios de energía al año, lo que equivale al consumo doméstico de los hogares de Amsterdam.

¿De dónde viene esta energía? Según Eneco, compañía energética del país, la electricidad para el proyecto proviene de parques eólicos de nueva construcción en los Países Bajos, Bélgica y Finlandia, lo cual al parecer tiene que ver con el hecho de que la meta se haya logrado antes de tiempo, dado que en 2016 ya se tenía la energía para mover el 75% de los trenes y se hizo un empuje final para llegar al 100% para iniciar el nuevo año.

En Europa además otro país se puso una meta similar, Alemania, si bien en este caso aún queda mucho para llegar a la fecha tope dado que se planeó para 2050.

Notas Relacionadas

Comentarios

  1. jmgcuevas@live.com'

    juan manuel garcia cuevas

    Acá también se puede hacer lo mismo