Se pondra a prueba la red de defensa de la Tierra con el paso del asteroide

Especial 11/10/2017 14:45
Especial

El pequeño asteroide 2012 TC4 pasará mañana jueves 12 de octubre cerca de la Tierra, a una distancia aproximada de 44.000 kilómetros. Su trayectoria no supondrá ningún peligro para nuestro planeta, pero sí pondrá a prueba la red de defensa, en particular los sistemas de detección y caracterización de los llamados objetos próximos a la Tierra (Near Earth Object o NEO, en inglés). En el hipotético pero improbable caso de que el cuerpo celeste atravesara la atmósfera terrestre, los efectos del objeto 2012 TC4 serían similares a los producidos por el bólido que sobrevoló Cheliábinsk en 2013.

El asteroide 2012 TC4, cuyas dimensiones han sido comparadas con el tamaño de una vivienda, fue descubierto hace cinco años por el telescopio Pan-STARRS, situado en Hawái. Desde entonces, su trayectoria por el firmamento había pasado desapercibida hasta que el pasado mes de agosto, un equipo de astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) y de la Agencia Espacial Europea (ESA) localizó de nuevo este cuerpo celeste gracias al uso del Very Large Telescope de Chile.

La detección inicial del asteroide no pudo confirmar cuál sería su trayectoria exacta, lo que dejó a los investigadores sumidos en la incertidumbre. Las observaciones realizadas el pasado verano permitieron calcular cuál sería su recorrido y la distancia a la que se situaría de la Tierra. El objeto 2012 TC4, cuyo tamaño estimado es de unos 15-30 metros aproximadamente, pasará dentro de la órbita de la Luna. “Los satélites más alejados están a unos 36.000 kilómetros de distancia, así que efectivamente pasará cerca”, explicó Rolf Densing, director del Centro Europeo de Operaciones Espaciales de la ESA, a la agencia AFP.

“Los investigadores siempre han apreciado comprender cuándo un asteroide hará un acercamiento próximo y pasará cerca de la Tierra porque pueden recolectar datos para caracterizar y aprender tanto como sea posible sobre este objeto”, ha comentado Michael Kelley, responsable de la campaña de seguimiento del cuerpo 2012 TC4 y miembro de la NASA.

 La trayectoria cercana del asteroide permitirá a los científicos poner a prueba la red de defensa planetaria, especialmente los mecanismos de detección y caracterización, ante el paso de estas posibles amenazas para la Tierra, según The Guardian. La iniciativa involucra a una docena de universidades, observatorios y laboratorios de todo el mundo, que tendrán que examinar su capacidad ante este tipo de objetos próximos a la Tierra.

 Aunque el paso del asteroide 2012 TC4 no supone ningún peligro para nuestro planeta, los investigadores están decididos a evaluar las herramientas para detectar y monitorizar este tipo de objetos. En el futuro, los científicos pretenden establecer un auténtico sistema de protección planetaria, que podría incluir la posibilidad de desviar un cuerpo rocoso si fuera una amenaza real para nuestro mundo.

Con información de Hipertextual.

Notas Relacionadas

Comentarios

Comments are closed.